Diagnóstico

¿Cómo Sabe su Doctor si Usted Tiene Cáncer?

Si usted tiene síntomas similares a los del cáncer de cérvix, su médico querrá saber por qué. El médico le hará ciertas preguntas. Es probable que platiquen acerca de lo siguiente:

  • Antecedentes médicos
  • Antecedentes de fumar
  • Antecedentes familiares de cáncer
  • La edad que tenía cuando tuvo relaciones sexuales por primera vez
  • Si ha tenido relaciones sexuales sin protección
  • Otros factores de riesgo, tales como antecedentes de verrugas genitales o infección del virus del papiloma humano (VPH).

Su médico le hará un examen pélvico y es probable que ordene otras pruebas que le ayuden a comprender mejor sus síntomas.

Muchas mujeres no tienen síntomas del cáncer de cérvix. Algunas veces su médico es el que descubre las primeras señales del cáncer durante un examen pélvico o prueba del Pap.

¿Qué Encuentra el Doctor en Un Examen Pélvico?

Su médico o profesional médico le hace un examen pélvico en su consultorio. Se recomienda que todas las mujeres se hagan esta prueba como parte de su cuidado rutinario. Durante el examen, la mujer se desviste de la cintura hacia abajo y se coloca una bata. Luego se acuesta en una camilla con las rodillas dobladas. Después coloca sus pies en los estribos metálicos que se encuentran al extremo de la camilla. Esta posición permite que el médico observe y palpe el útero, la vagina, los ovarios, las trompas de Falopio, la vejiga y el recto. El médico inserta un instrumento de metal llamado espéculo, dentro de la vagina para ensancharla. Esto permite que el médico pueda observar la parte superior de la vagina y el cérvix. Luego de retirar el espéculo, el médico inserta 2 ó 3 dedos (con guantes puestos) dentro de la vagina y con la otra mano pone presión sobre el área del abdomen, lo cual le permite palpar nódulos o cualquier otra anormalidad.

Es probable que también le hagan una prueba del Pap o del VIH durante el examen pélvico.

Algunos cánceres de cérvix pueden detectarse durante un examen pélvico. Aunque el médico no pueda observar cambios celulares precancerosos a simple vista, tal como la displasia, es posible que él o ella pueda detectar el cáncer cervical invasor durante este examen. Si el médico o enfermera detecta algo sospechoso durante el examen pélvico se le realizarán otras pruebas para determinar si usted tiene cáncer de cérvix.

¿Qué Encuentra el Doctor en una Prueba del Pap?

La Prueba del Pap es la manera estándar para observar cambios celulares anormales. Si usted está activa sexualmente y es mayor de 18 años, debe visitar a su médico una vez al año para hacerse la prueba del Pap regularmente. Esta prueba puede detectar el cáncer cervical u otros problemas antes de que se conviertan en cáncer. El Pap es una prueba simple y relativamente sin dolor y se puede llevar a cabo en el consultorio del médico. No se recomienda que se haga esta prueba si está menstruando. El mejor tiempo para hacérsela es de 10 a 20 días después del primer día de su último período menstrual.

La prueba del Pap podría causarle incomodidad, pero no le dolerá, y durará solamente unos segundos. El médico utiliza una herramienta llamada espéculo para ensanchar la vagina y poder examinar la parte superior de la vagina y el cuello del útero o cérvix, la cual es la parte que conecta a la vagina con el útero. Luego el médico utiliza un cepillo pequeño flexible para remover células del cérvix y la vagina. Un especialista llamado patólogo evalúa las células bajo un microscopio para ver si hay cáncer.

Existen 2 tipos de pruebas del Pap. La diferencia entre éstos tiene que ver en cómo se evalúan las células después de haber sido extraídas del cérvix. No hay diferencia en cómo se remueven las células del cérvix.

  • Con el método regular, se coloca la muestra de células en un portaobjetos de vidrio y se envía a patología para su evaluación en un laboratorio.
  • Con el nuevo método, la prueba a base líquida, el médico mezcla las células con una solución especial líquida. Esta solución ayuda a conservar las células para que se puedan observar y evaluar en el laboratorio.

Según algunos estudios, el nuevo método es más eficaz para detectar las células precancerosas.

Evite lo siguiente antes de hacerse la prueba del Pap.

  • No se haga lavados vaginales por lo menos en 2 días (48 horas).
  • No tenga relaciones sexuales por lo menos en 2 días (48 horas).
  • No use tampones por 2 días (48 horas).
  • No use ningún tipo de producto vaginal o medicamentos por 2 días (48 horas).

Pregunte cuándo espera recibir los resultados y de qué manera los recibirá. Por ejemplo, ¿Recibirá los resultados por teléfono o por correo? Saber cuánto tiempo tendrá que esperar para sus resultados le ayudará a disminuir la ansiedad.

¿Por qué el Médico Ordena una Prueba del VPH?

Si la prueba del Pap revela la presencia de células anormales, es posible que su médico ordene una prueba del VPH. Esta prueba detecta si las células anormales contienen el VPH. Algunos tipos del VPH aumentan su riesgo de cáncer cervical. La prueba del VPH puede hacerse al mismo tiempo que la prueba regular del Pap en mujeres mayores de 30 años. Esta combinación de pruebas no se realiza en mujeres menores de 30, debido a que en la mayoría de mujeres menores de 30 que tienen el VPH, el virus es muy común, y desaparece por sí mismo antes de causar ningún síntoma o cambio celular. Su médico también podría ordenar la prueba del VPH si la prueba del Pap revela ciertas anormalidades, para determinar si es necesario realizar otras pruebas. La preparación para la prueba del VPH es igual que para la prueba del Pap. Evite tener relaciones sexuales, duchas vaginales, el uso de tampones o de cualquier producto vaginal o medicamentos 2 días antes de hacerse la prueba.

¿Cómo el Doctor Realiza una Colposcopía?

Si su médico detecta algo sospechoso durante la prueba del Pap o el examen pélvico, es posible que decida realizar una colposcopía. La colposcopía es una prueba que ayuda a detectar áreas anormales en el cérvix. Es un procedimiento sencillo, el cual se puede realizar en el consultorio del médico. Usted se acuesta en la camilla como cuando se hace la prueba del Pap, boca arriba con las rodillas dobladas y los pies en los estribos. El médico inserta un instrumento llamado espéculo para ensanchar la vagina. Luego el médico o enfermera aplica una solución parecida al vinagre (aceite acético del 3% al 5%) adentro del cérvix. Este proceso ayuda a detectar las áreas anormales. Después el médico coloca un microscopio especial llamado colpóscopo en la entrada de la vagina para aumentar la superficie del cérvix hasta unas 40 veces su tamaño normal. Es posible que le realicen una biopsia durante la colposcopía. Esto implica que le extraerán parte del tejido cervical para examinarlo bajo el microscopio. Es posible que sienta como un pellizco.

Dependiendo de los resultados de estas pruebas, es posible que su médico le quiera hacer una biopsia.

Pruebas Que Ayudan a Evaluar el Cáncer de Cérvix

El médico tomó una biopsia de su cérvix para saber si usted tiene cáncer.

Es posible que su médico ordene otras pruebas para averiguar el tipo de cáncer y la ubicación exacta para ayudarle a decidir qué tipo de tratamiento es el mejor indicado para usted. Es posible que su médico ordene pruebas de imágenes. Estas pruebas utilizan máquinas especiales que permiten la exploración adentro del cuerpo y ayudan a encontrar el área donde se encuentra el cáncer. La mayoría de mujeres requieren de más de una prueba para determinar en qué etapa se encuentra su cáncer. Además, estas pruebas pueden ayudar a determinar cuál es el mejor tratamiento para usted. Probablemente, usted tendrá varias semanas para decidir qué tratamiento seguirá.

A continuación se presentan algunas de las pruebas que podrían utilizarse para evaluar el cáncer de cérvix. Si usted tiene un tumor grande, es posible que el médico ordene solamente las primeras 3 pruebas.

  • Examen Pélvico Bajo Anestesia General. Si su tumor es muy grande, el médico tendrá que observar el cérvix más de cerca y evaluar otras áreas, tales como la vejiga y el recto, para ver si el cáncer se ha diseminado. Para lograrlo, el médico le administrará anestesia general para que usted se duerma. Y luego realizará una o ambas de las siguientes pruebas.
  • Rectoscopía. Para ver si el cáncer se ha diseminado hacia el recto y la parte inferior del intestino grueso, el doctor utiliza un instrumento especial llamado sigmoscopio. Para realizar esta prueba, usted se desviste de la cintura hacia abajo y se coloca una bata. Luego se acuesta en una camilla en su lado izquierdo. Las rodillas se deben encoger hacia el pecho. El doctor inserta el sigmoscopio gentilmente en el recto hasta llegar al intestino grueso. Se introduce aire a través del sigmoscopio para lograr una mejor visibilidad. Es posible que el aire le cause cólicos. Probablemente usted sienta la necesidad de evacuar. Durante este procedimiento, el médico puede observar las áreas anormales y tomar biopsias. Después de la prueba, usted pasará el aire en forma de gas.
  • Cistoscopía. Esta prueba permite que el médico observe si el cáncer se ha diseminado hacia la vejiga. Para lograrlo, el médico observa el interior de su vejiga por medio de un instrumento especial llamado cistoscopio. Usted se acuesta en la camilla con sus rodillas dobladas y un tanto separadas. El médico o enfermera limpia la uretra (el orificio por donde usted orina) y le aplica medicamento para adormecer el área. También es posible que le administren anestesia general para que usted se duerma y no sienta nada. El médico inserta el cistoscopio a través de la uretra hasta llegar a la vejiga. Se introduce agua o solución salina por el instrumento hasta llegar a la vejiga. Esto permite que las paredes laterales de la vejiga se estiren, permitiéndole al médico una mejor visibilidad. Es posible que sienta incomodidad o que sienta el deseo de orinar. Si es necesario, el médico puede remover una parte pequeña del tejido de la vejiga para ver si hay cáncer. La prueba dura entre 5 y 20 minutos en su totalidad. Es probable que usted necesite transporte a casa después de que le realicen la prueba. Posiblemente sentirá una sensación de ardor al orinar en los próximos días.
  • Rayos X del Pecho. Los médicos utilizan esta prueba para determinar si el cáncer se ha diseminado hacia los pulmones. No es muy común que el cáncer se disemine hacia los pulmones, a menos que ya esté muy avanzado. Para esta prueba, usted se para enfrente de una máquina de rayos X y contiene la respiración mientras el tecnólogo toma la radiografía. Esta prueba no duele, sin embargo, las láminas que se colocan en su pecho podrían estar frías.
  • Prueba de Tomografía Computarizada (TC). El médico podría ordenar una prueba de tomografía computarizada para determinar si el cáncer se ha diseminado hacia los ganglios linfáticos o a otros órganos internos, tales como el hígado o los pulmones. Desafortunadamente, esta prueba no ha tenido mucho éxito en detectar cantidades pequeñas de cáncer en los ganglios linfáticos de la pelvis. Una prueba TC utiliza rayos X para tomar fotografías del cuerpo desde varios ángulos. Estas máquinas especiales son mucho más sensibles que las máquinas normales de rayos X. Para realizar esta prueba, usted se acuesta sin moverse en una camilla que se desliza gradualmente hacia el centro del escáner de TC. Luego el escáner emite rayos X continuos sobre su pelvis. Una computadora utiliza la información de los rayos X para crear varias fotografías de la pelvis, lo cual al utilizarse en conjunto ayuda a crear fotografías tridimensionales. Una prueba de TC no duele ni es invasiva. Es probable que usted tenga que contener su respiración una o varias veces durante la prueba. En algunos casos, es posible que tenga que tomar una solución de contraste de 4 a 6 horas antes de la prueba, y es probable que no pueda comer nada durante este tiempo. La sustancia de contraste se distribuirá gradualmente en todo su cuerpo y la expulsará mediante la evacuación.
  • Imágenes por Resonancia Magnética (IRM). Las pruebas de IRM se utilizan para determinar si el cáncer se ha diseminado. Este es otro método para determinar el nivel del cáncer cervical. Las pruebas IRM utilizan radiofrecuencias y un imán para crear imágenes del cuerpo. Para esta prueba, usted se acuesta sin moverse en una camilla que se desliza dentro de un escáner en forma de tubo. El escáner dirige una cantidad pequeña de rayos de radiofrecuencia hacia la parte del cuerpo bajo exploración. Una computadora utiliza la información de radiofrecuencias para crear una fotografía tridimensional del interior del cuerpo. Es probable que se necesite más de una sesión de imágenes. Cada sesión durará entre 2 a 15 minutos, de manera que toda la prueba podría durar hasta 1 hora o más. Esta prueba no duele ni es invasiva. Pida tapones para los oídos si es que no se los ofrecen, ya que se escucha un ruido fuerte y golpeante durante la prueba. Si usted es claustrofóbica es posible que le administren un sedante antes de hacerse esta prueba.
  • Pielograma Endovenoso. Esta prueba le permite al médico ver si el cáncer se ha diseminado hacia las vías urinarias. Esta prueba es una radiografía de los riñones, la vejiga y el útero, los cuales son los tubos que conducen a la orina desde los riñones hacia la vejiga. Usted debe orinar antes de la prueba. Para esta prueba, usted se acuesta boca arriba en una camilla. Después de que el doctor o enfermera le inyecta un tinte en la vena, se le toman varias radiografías a diferentes intervalos. Usted tendrá que permanecer inmóvil durante la prueba. La prueba podría durar hasta 1 hora. Esta prueba no es necesaria si ya se ha hecho una prueba de tomografía computarizada.
  • Tomografía por Emisión de Positrones (PET). Esta prueba demuestra si el cáncer se ha diseminado. El primer paso que el doctor o enfermera toma es inyectarle una cantidad pequeña de azúcar radioactiva en su vena. Después de aproximadamente una hora, usted se acuesta en una camilla de rayos X que se desliza en un escáner. El escáner toma fotos que muestran las áreas de su cuerpo donde se ha acumulado el azúcar. Las células cancerosas absorben más azúcar que las células normales. Estas imágenes pueden ayudar a determinar el nivel del cáncer.

¿Cómo el Doctor Utiliza las Biopsias para Diagnosticar el Cáncer de Cérvix?

Si la prueba del Pap revela algún problema, o si su médico palpa algo anormal durante el examen pélvico, es posible que usted necesite una biopsia. Para realizar una biopsia, el médico extrae una parte pequeña del tejido del cérvix. Luego un patólogo lo evalúa bajo el microscopio para ver si hay células cancerosas. Cada anormalidad sospechosa del cérvix debe ser evaluada por medio de una biopsia aunque el médico no pueda verla a simple vista.

A continuación se presentan los varios tipos de biopsias para el diagnóstico de cáncer y precáncer cervical.

  • Biopsia por Colposcopía. Para tomar esta biopsia, el médico utiliza un microscopio especial llamado colpóscopo. El médico coloca el colpóscopo en la entrada de la vagina, por medio del cual se magnifica el cérvix hasta unas 40 veces su tamaño normal. Luego, el médico extrae una parte pequeña del tejido del área anormal del cérvix. Un colpóscopo no alcanza a ver las células que se encuentran muy arriba del cérvix, por lo cual, el doctor normalmente lleva a cabo un raspado endocervical.
  • Raspado Endocervical (ECC en inglés). Con este tipo de biopsia, el médico raspa el tejido del área entre la parte externa del cérvix y la parte interior del útero. Un patólogo evalúa las células extraídas para ver si hay cáncer.
  • Conización. Esta prueba también se llama biopsia de cono. El médico la realiza para poder ver las células más internas del cérvix. El médico utiliza un cuchillo o electricidad para extraer una muestra del tejido en forma de cono. Luego un patólogo evalúa el tejido para ver si hay células cancerosas. Si el médico utiliza un cuchillo, le realizará la biopsia en un hospital, y usted estará sedada o dormida bajo anestesia general. Si el médico utiliza un alambre con electricidad, conocido como escisión electroquirúrgica con asa (LEEP en inglés), este procedimiento se puede llevar a cabo en el consultorio del médico. Primero le aplicarán un medicamento para adormecer el área del cérvix.
  • Biopsia del Endometrio (BEM). Algunas veces, el médico no puede determinar si existen células anormales en el cérvix o en el revestimiento interno del útero, llamado endometrio. Si el médico cree que las células anormales podrían provenir del endometrio, él o ella le podría realizar una prueba BEM. Para esto, el médico raspa las células del revestimiento del útero hasta encontrar dónde está el problema. Este procedimiento se lleva a cabo en el consultorio del médico o en el hospital. No se necesita anestesia.

Algunas mujeres podrían tener sangrado vaginal o cólicos después de estas pruebas. Normalmente, esto no dura mucho tiempo.

Si la biopsia demuestra que usted tiene cáncer, el doctor podría ordenar que se le hagan más pruebas, tales como una tomografía computarizada (TC). Los resultados de estas pruebas determinan en qué etapa está su cáncer, lo que significa qué tanto se ha diseminado. Con esta información, su equipo de atención médica determinará cuál es el mejor tratamiento para usted. Averigüe cómo su médico le informará los resultados de sus pruebas. Infórmele al médico cómo le gustaría que le comunicara los resultados.

Preguntas Que Usted Debe Hacer Acerca de Las Biopsias de Cérvix

Es importante que usted se tome su tiempo para obtener toda la información posible. A continuación se presentan una serie de preguntas que puede hacerle a su médico acerca de las biopsias.

  • ¿Qué tipo de biopsia me harán?
  • ¿Por qué necesito una biopsia?
  • ¿Cuánto tiempo durará?
  • ¿Me van a administrar medicamento para adormecer (anestesia)?
  • ¿Estaré despierta durante la prueba?
  • ¿Me dolerá?
  • ¿Cómo me sentiré después de la prueba?
  • ¿Cómo debo cuidarme después de la prueba?
  • ¿Cuáles son los efectos secundarios de una biopsia?
  • ¿Cuándo me enteraré de los resultados?

Si tengo cáncer, ¿Quién hablará conmigo acerca del tratamiento? ¿Cuándo?

Avances en el Diagnóstico del Cáncer de Cérvix

Los científicos continúan descubriendo nuevos y mejores métodos para el diagnóstico del cáncer cervical. Los médicos utilizan pruebas de tomografía por emisión de positrones (PET) para tomar fotografías de las funciones del cuerpo a través del torrente sanguíneo. Una revisión de varios estudios científicos de pruebas PET demostró que estas pruebas pueden descubrir el cáncer cervical que se ha diseminado hacia los ganglios linfáticos. Esto podría ayudar a que las mujeres no tengan que operarse de los ganglios.

Actualmente, también se está llevando a cabo un estudio que compara las pruebas de tomografía computarizada con las pruebas de resonancia magnética. El objetivo de este estudio es averiguar cuál de estas pruebas de imágenes es mejor para medir el tamaño, extensión y ubicación del cáncer de cérvix antes de una operación. Los resultados se esperan próximamente.

Spotlight

This special section in Self Magazine features a GYN surgeon and 34-year-old (at the time of diagnosis) patient.

Awareness

Check out CervivorTV’s new webisode: 5th National Race to End Women’s Cancer. Hosted by the fabulous cervivor herself, Tamika Felder! Click here.

Research

The Foundation’s research award winners will be notified in January. Thank you to all who sent in their applications.

Education

The Foundation for Women’s Cancer is pleased to announce its upcoming FREE Telephone Education Workshop Dec. 18 on Cervical Cancer. For more information, click here.