Preguntas Frecuentes

Cáncer de Cérvix

P: ¿Qué es el cáncer de cérvix?

R: El cáncer cervical es un cáncer que se origina en el cuello del útero o cérvix. Desde que la prueba del Pap se convirtió en una prueba rutinaria para las mujeres en los Estados Unidos, el cáncer de cérvix ya no representa un problema mayor de salud. De hecho, actualmente en los Estados Unidos, este tipo de cáncer se considera menos del 2% entre todos los cánceres que desarrollan las mujeres. Sin embargo, este tipo de cáncer es muy común en otros países donde la prueba del Pap no es una prueba rutinaria.

P: ¿Qué es el cérvix?

R: El cérvix es la parte inferior del útero, el cual es el órgano reproductivo de la mujer que mantiene al bebé durante el embarazo. El cérvix conecta al útero con la vagina. La vagina conduce hacia fuera del cuerpo. Ambos el útero y el cérvix se encuentran dentro de la pelvis. Estos órganos están en contacto con otros órganos de la pelvis, tales como los ovarios, la parte superior de la vagina, la vejiga y el recto.

P: ¿A quién le da cáncer de cérvix?

R: El cáncer de cérvix le puede dar a cualquier mujer, sin embargo, ocurre más a menudo entre las mujeres hispanas y afro-americanas que en las mujeres blancas de origen no hispano. También ocurre más frecuentemente entre las mujeres de 35 a 55 años de edad.

P: ¿Hay diferentes tipos de cáncer de cérvix?

R: El cáncer de cérvix comienza en las células que se encuentran en la superficie del cérvix.

Existen dos tipos principales de cáncer de cérvix.

  • Carcinoma de células escamosas es cáncer en las células que revisten la parte externa del cérvix. Éstas son células epiteliales escamosas y revisten la parte externa del cérvix más cercana a la vagina, llamada exocérvix. Los cánceres de células escamosas contienen células planas y delgadas. Estas células cubren la superficie del exocérvix. Este tipo de cáncer ocurre más comúnmente en la parte donde la exocérvix se encuentra con la endocérvix, la cual es la parte interior del cérvix.
  • Adenocarcinoma es cáncer en las células que revisten la parte interna del cérvix. Estas son células epiteliales columnares y revisten la parte interna del cérvix que se encuentra más cercana al útero, llamada endocérvix. Estas células provienen de células glandulares de la endocérvix.

P: ¿Quiénes están en mayor riesgo de desarrollar cáncer de cérvix?

R: Ciertos factores pueden poner a una mujer en mayor riesgo de desarrollar el cáncer de cérvix que otra mujer. Estos factores se conocen como factores de riesgo. Los factores de riesgo de cáncer de cérvix son los siguientes:

  • Infección del Virus del Papiloma Humano (VPH). Ciertos tipos del VPH ponen a mujeres en mayor riesgo de desarrollar el cáncer cervical. Estos virus se pueden transmitir por medio del contacto sexual. Una infección del VPH es el factor de riesgo principal para desarrollar el cáncer de cérvix.
  • Fumar. Una mujer que fuma tiene un riesgo mayor de desarrollar el cáncer de cérvix.
  • Sistema Inmune Débil. Las mujeres que tienen el virus del VIH, el cual causa el SIDA, tienen un riesgo mayor de desarrollar el cáncer de cérvix. Esto se debe a que el VIH debilita el sistema inmunológico, de manera que el cuerpo no puede combatir la infección del VPH efectivamente.
  • Antecedentes personales o familiares de cáncer de cérvix. Si su madre o hermana ha tenido este tipo de cáncer, o si usted misma lo ha tenido anteriormente, su riesgo es mucho mayor que el de una mujer sin antecedentes.
  • Infección de Clamidia. Esta es una infección bacteriana que se transmite sexualmente, la cual podría incrementar su riesgo de desarrollar el cáncer de cérvix.
  • Dieta. Una dieta baja en frutas y vegetales, al igual que la obesidad, podrían incrementar sus riesgos de desarrollar cáncer de cérvix.
  • Anticonceptivos orales. Una mujer que ha tomado anticonceptivos orales por largo tiempo podría tener un mayor riesgo.
  • Varios embarazos. Una mujer que ha tenido varios embarazos de término completo podría tener un mayor riesgo.
  • DES. Si la madre de una mujer tomó el medicamento dietilestilbestrol (DES) durante el embarazo, la mujer tiene un riesgo mayor de desarrollar el cáncer de cérvix.
  • Clase socioeconómica. Hay muchas mujeres de bajos ingresos que no tienen acceso a un buen cuidado médico. Esto podría prevenir que se hagan las pruebas de detección rutinarias, poniéndolas en mayor riesgo de desarrollar el cáncer de cérvix.

P: ¿Qué puede hacer una mujer para disminuir sus riesgos de desarrollar el cáncer de cérvix?

R: Las pruebas rutinarias del Pap son muy importantes para detectar a tiempo los cambios celulares del cérvix, cuando aún pueden tratarse fácilmente. A continuación se presentan algunas de las cosas que las mujeres pueden hacer para disminuir su riesgo:

  • Platique con su médico sobre la frecuencia de sus chequeos médicos. Generalmente, se recomienda que las mujeres que están activas sexualmente, o tienen 18 o más años de edad, se hagan la prueba del Pap y un examen ginecológico cada año.
  • Dejar de fumar.
  • Evitar tener relaciones sexuales muy joven.
  • Usar condones durante el coito.
  • Limitar el número de compañeros sexuales.

P: ¿Qué es la Prueba del Pap?

R: La Prueba del Pap es una prueba sencilla pero importante. El médico utiliza esta prueba para observar si hay cambios celulares en el cérvix. El mejor tiempo para hacerse la prueba del Pap es entre 10 y 20 días después de la menstruación. La prueba del Pap se puede realizar en el consultorio del médico o en una clínica de salud. El médico o enfermera utiliza una herramienta llamada espéculo para mantener la vagina abierta y poder observar la parte superior de la vagina y del cérvix. Luego el doctor utiliza un raspador de madera o un cepillo pequeño para obtener unas cuantas células del cérvix y de la vagina. Las células se colocan en un portaobjetos de vidrio o en una solución especial y se envían al laboratorio para que puedan observarse bajo un microscopio y ver si existen células anormales.

P: ¿Quién debe hacerse la prueba del Pap y con qué frecuencia?

R: Todas las mujeres deben comenzar a hacerse la prueba cuando cumplen los 18 años o cuando comienzan a tener relaciones sexuales, sea lo que ocurra primero. La prueba del Pap se recomienda cada 2-3 años hasta que la mujer haya tenido 3 o más resultados normales. Entonces el médico podría recomendar que se haga la prueba menos frecuentemente. Las mujeres deben platicar con su médico acerca de la frecuencia con que se deben hacer la prueba.

P: ¿Cuáles son los síntomas del cáncer de cérvix?

R: Normalmente, las mujeres con lesiones precancerosas en el cérvix no presentan ningún síntoma. Por eso es que es importante hacerse la prueba del Pap. Usualmente, la mujer podría no tener ningún síntoma hasta que las células se han convertido en cáncer y han invadido las partes más internas del cérvix o de otros órganos en la pelvis. Los síntomas más comunes entre mujeres con cáncer de cérvix avanzado incluyen los siguientes:

  • Flujo vaginal
  • Sangrado vaginal anormal
  • Mal olor vaginal
  • Dolor

Estos síntomas podrían ser causados por cáncer o por cualquier otro problema de salud. Es importante que las mujeres vean a su médico si notan cualquiera de estos síntomas.

P: ¿Cómo se diagnostica el cáncer de cérvix?

R: El médico le hará preguntas acerca de sus antecedentes médicos y los de su familia. También le realizará un examen pélvico y una prueba del Pap. Si el médico descubre algo sospechoso, otras pruebas pueden determinar si la paciente tiene cáncer de cérvix. Es muy importante conocer la gravedad del cáncer—qué tanto ha invadido a otros tejidos. El tratamiento puede ser diferente dependiendo de esto.

El médico podría ordenar una o más de las siguientes pruebas para ayudar a establecer un diagnóstico:

  • Prueba del VPH
  • Colposcopía
  • Biopsia

Una biopsia se puede llevar a cabo de varias maneras, dependiendo de la gravedad o ubicación del cáncer.

P: ¿Se debería obtener una segunda opinión?

R: Muchas pacientes con cáncer obtienen una segunda opinión por parte de otro doctor. Existen varias razones para desear obtener una segunda opinión. A continuación se presentan algunas de estas razones:

  • No se siente tranquila con la decisión acerca de su tratamiento
  • La han diagnosticado con un tipo raro de cáncer
  • Tiene varias opciones de tratamiento para el cáncer
  • No tiene la capacidad de consultar con un experto en cáncer

P: ¿Cuándo necesito ver a un especialista?

R: Si usted tiene cáncer cérvicouterino, es posible que sea tratada por uno o más de los siguiente especialistas: un ginecólogo oncólogo, un radiólogo oncólogo y un médico oncólogo. Un oncólogo es un médico especializado en el diagnóstico y tratamiento del cáncer.

Si le han diagnosticado cambios precancerosos, no es esencial que vea un oncólogo, Conforme al grado de cambio que se haya observado, su ginecólogo o médico de cabecera podría controlar su estado de salud y proporcionar tratamiento.

P: ¿Cómo se puede obtener una segunda opinión?

R: A continuación se presentan varias maneras de cómo se puede obtener una segunda opinión.

  • Consúltelo con su médico general. El o ella puede recomendarle a un especialista. Un especialista podría ser un oncólogo ginecólogo, oncólogo médico, o un oncólogo radiólogo. Algunas veces estos médicos trabajan juntos en un hospital o centro de cáncer. No tema pedir una segunda opinión.
  • Llame al Servicio de Información de Cáncer del Instituto Nacional del Cáncer. El número es 1-800-4-CáNCER (1-800-422-6237). Ahí tienen información acerca de lugares de tratamiento. Estos podrían incluir a centros de cáncer y otros programas apoyados por el Instituto Nacional del Cáncer.
  • Consulte el Directorio Oficial de Especialistas Médicos Certificados por la ABMS. En este directorio, ofrecido por la Junta Americana de Especialistas Médicos (ABMS, siglas en inglés), se encuentra una lista de médicos, clasificados por estado. En el mismo se proporciona la especialidad, antecedentes y entrenamiento de los médicos. Este directorio se encuentra disponible en la mayoría de bibliotecas públicas. También se puede encontrar en la página Web www.abms.org.
  • Busque otras opciones. Consulte con una sociedad médica local, hospital cercano o escuela de medicina, o un grupo de apoyo para obtener los nombres de doctores que podrían ofrecerle una segunda opinión. O pregúntele a personas que han tenido cáncer si le pueden recomendar a alguien.

P: ¿Cuáles son los tratamientos para el cáncer de cérvix?

R: El tratamiento para cáncer de cérvix frecuentemente incluye una cirugía, especialmente en el caso de cánceres que no se han diseminado. La cirugía se utiliza para remover lo más que se pueda del cáncer. Esto se conoce como untratamiento localizado. Los tratamientos localizados combaten las células cancerosas en una sola área. Otro tipo de tratamiento localizado para el cáncer de cérvix es rayos X de alta energía, lo cual se conoce como radioterapia. La quimioterapia es el uso de medicamentos para matar el cáncer. Esto se conoce como tratamiento sistémico. El tratamiento se desplaza por el cuerpo y puede ser combinado con radiación, ya sea antes o después de la cirugía.

P: ¿Qué otros chequeos se debe hacer la mujer después del tratamiento para el cáncer de cérvix?

R: En el primer año después de su tratamiento, se recomienda a la mayoría de las pacientes que vean a su médico cada 3 meses. Las pruebas del Pap se pueden realizar cada 3 meses. Asimismo, las pacientes podrían hacerse radiografías del pecho y tomografías computarizadas regularmente. Hasta el quinto año después del tratamiento, las pacientes pueden hacerse sus chequeos regularmente, por lo menos cada 6 meses. Después de 5 años, lo más probable es que la paciente vuelva a sus chequeos anuales. Las mujeres que han recibido tratamiento para el cáncer de cérvix deben informarle a su médico si notan flujo vaginal, sangrado, dolor de huesos, pérdida de peso, o problemas del intestino o la vejiga. Estas pacientes deben dejar de fumar y usar protección durante las relaciones sexuales para evitar otros problemas.

P: ¿Qué hay de nuevo en la investigación de cáncer de cérvix?

R: Los científicos se encuentran trabajando en varios aspectos para mejorar la prevención, diagnóstico y tratamiento del cáncer de cérvix. Por ejemplo, recientemente se han desarrollado varias vacunas para prevenir la infección del VPH. Igualmente, los científicos se encuentran trabajando en vacunas en contra del cáncer de cérvix. Y además están desarrollando nuevas técnicas quirúrgicas que curarán cánceres localizados, y poder conservar la mayor parte del tejido que sea posible.

P: ¿Qué son los ensayos clínicos?

R: Los ensayos clínicos son estudios sobre nuevos tipos de tratamiento para el cáncer. Los médicos utilizan los ensayos clínicos para determinar qué tan bien funciona un nuevo tratamiento y para descubrir sus efectos secundarios. Los tratamientos prometedores son aquellos que trabajan mejor o que causan menos efectos secundarios que los tratamientos en la actualidad. Las personas que participan en estudios tienen acceso a estos tratamientos antes de haber sido aprobados por la Administración de Drogas y Alimentos (FDA, siglas en inglés). Las personas que participan en estudios clínicos también ayudan a los científicos a conocer más acerca del cáncer y ayudar a otros pacientes en el futuro.

Spotlight

This special section in Self Magazine features a GYN surgeon and 34-year-old (at the time of diagnosis) patient.

Awareness

This year’s National Race to End Women’s Cancer aims to spread the word that all women should Love Your Ladyparts! Check out site’s new features and join the MOVEMENT.

Research

The Foundation’s research award winners will be notified in January. Thank you to all who sent in their applications.

Education

The next Gynecologic Cancer Survivors Course will be February 7-8 in Anchorage, Alaska. For more information on educational events and courses, click here.