Vacunas del VPH

Vacunas del VPH—un Avance en la Prevención del Cáncer de Cérvix

Los estudios demuestran que el cáncer del cuello uterino comienza con una infección del virus del papiloma humano, VPH.

Se han descubierto más de 40 tipos del VPH en enfermedades de la vagina, la vulva y el cérvix. De todos éstos, se conoce que 15 causan cáncer. Estos 15 son responsables por casi todos los casos de cáncer de cérvix. Éstos también son responsables por lesiones precancerosas. Los tipos del VPH más comunes asociados con el cáncer cervical son los tipos 16 y 18. El tipo 16 del VPH es responsable por casi un 60% de todos los cánceres cervicales. El tipo 18 del VPH es responsable por otro 10 al 20% de los casos.

Las vacunas pueden ayudar a prevenir el cáncer. Con el uso de vacunas, las niñas saludables y las mujeres desarrollan inmunidad a los tipos 16 y 18 del VPH. Un estudio sobre la vacuna Gardasil® evaluó a más de 25,000 mujeres. Más de 27,000 mujeres han participado en estudios acerca de la vacuna Cervarix. En ambos estudios, la mayoría de las mujeres que recibieron la vacuna lograron protegerse en contra de los tipos 16 y 18 del VPH. Además, se protegieron en contra de lesiones precancerosas causadas por estos dos tipos del virus. Gardasil® también protege en contra de los tipos 6 y 11 del VPH. Estos dos tipos se encuentran frecuentemente en verrugas genitales benignas.

En el 2006, la vacuna Gardasil®, y en el 2009, la vacuna Cervarix®, fue recomendadas por el Comité Federal de Asesoría para las Prácticas de Inmunización, para el uso en niñas entre los 11 y 12 años de edad. En 2009 fue aprobada la Gardasil para el uso en niños. Las vacunas se pueden administrar tan temprano como a los 9 años de edad. También se recomienda que las mujeres entre los 13 y 26 años se vacunen. La vacuna no es tan potente en las mujeres que ya han sido expuestas al VPH. Por eso, es mejor que las mujeres se vacunen antes de comenzar a tener relaciones sexuales.

Existe una probable segunda ventaja de estas vacunas. Las pruebas del Pap son más efectivas en detectar carcinomas de células escamosas. Este es el tipo más común del cáncer de cérvix. El cáncer glandular (adenocarcinoma) es el segundo tipo más común. Es fácil que una prueba del Pap no lo detecte. Los casos de adenocarcinoma han incrementado en los Estados Unidos. Las vacunas del VPH atacan los tipos del virus que causan más del 80% de adenocarcinomas. De esta manera, se espera que la vacuna ayude a disminuir este problema.

Referencia: Estado del Estado 2007

Spotlight

Hear from Dr. Anil Sood, the Foundation’s Research Chairman, and Carol Brown, 2014 SGO Program Chair, about research of interest to women and the public presented at the 2014 SGO Annual Meeting on Women’s Cancer. Watch the video

Awareness

A new SGO Clinical Practice Statement states women diagnosed with epithelial ovarian, tubal, and peritoneal cancers should be considered for genetic counseling and testing, even in the absence of a family history.

Education

The next Gynecologic Cancer Survivors Course Friday, May 2, 2014 in Long Island, NY. For more information on courses, click here.